Todas las listas son falsarias. Todas las listas son una trampa. Todas las listas son un placer oculto. Aquí va la mía que simplemente refleja de forma desordenada y casual algunos de los libros que más me han gustado en este 2023. Fueron muchos más de díez pero las listas de 10 son más redondas.

Plegaria para Piromanos de Eloy Tizón destaca por su innovador uso del lenguaje, un aspecto que siempre busco en mis lecturas. Tizón demuestra un dominio excepcional de la técnica literaria, manejando con habilidad el punto de vista narrativo. Su voz, original y distintiva, añade una profundidad única a la narrativa. La inteligencia y sutileza con la que se entretejen las historias en este libro resuenan con mis gustos por lo literariamente avanzado. Sin duda, es una obra que aprecio por su originalidad y maestría en el arte de contar historias. Para mi de lo mejor de este 2023.

Castillos de Fuego, para mi volver a Ignacio Martínez de Pisón es un placer recurrente. Llevo leyendole décadas y siempre me asombra la solidez de toda su literatura. Ese peso del narrados de fuste en cualquier circunstancia al que no importan las modas o los vientos de los influencers más o menos graciosos. Esta monumental en todos los sentidos novela (696 páginas) no es una novela más sobre la posguerra, es una combinación de puintos de vista que se van entrelazando de forma magistral para mostrar caras y rostros de personas, no paginas muertas de la historia.

Los astronautas de Laura Ferrero me ha gustado casi tanto como Piscinas vacias o La gente no existe. Ferrero tiene ese capacidad que me interesa de profundizar en lo emocional sin caer en lo noño, de investigar en los secretos que siempre existen en todas las familias. Las relaciones familiares tan complejas como esa fabulación de unos padres astronautas. Me parece notable por su enfoque en los silencios y secretos familiares, aspectos que pueden crear dolor y confusión en la vida de las personas. La novela invita a reflexionar sobre la complejidad de las relaciones familiares y cómo cada persona tiene su propia versión de la verdad.

Tras leer «La historia de los vertebrados» de Mar García Puig, me quedo con una impresión mixta. La obra, que va más allá de un relato autobiográfico, ofrece una perspectiva interesante sobre la maternidad y su compleja relación con la salud mental. A través de su experiencia personal como madre de mellizos y diputada, García Puig aborda temas como la locura y la censura femenina en un contexto médico y social. Al trabajar en el Congreso en algunos momentos la lectura me produjo un cierto pudor porque es un desnudamiento radical de la autora. La obra ademas aborda cómo la locura posparto ha sido históricamente utilizada para controlar y reprimir a las mujeres lo cual hace que esta novela camine entre la ficción intimista y un ensayo sobre los roles de género y las expectativas sociales en torno a la maternidad y la salud mental femenina. Para descubrir

Fortuna, de Hernán Díaz, es una novela que destaco aquí por su estructura polifónica y su trama. No soy muy fan de las novelas de trama tan del gusto hoy en día pero esta creo que funciona muy bien. La historia se desarrolla en cuatro partes, cada una ofreciendo una perspectiva diferente sobre la vida de un magnate financiero y su esposa en los años veinte. Me ha divertido el enfoque en las múltiples voces de la novela, utilizando una estructura que nos provoca para intentar averiguar cuál de las narrativas es la menos mentirosa o si todas son parte de una ficción más grande. Quizas es muy mainstream pero lo cierto que es que proporciona una buena experiencia lectora de cierta calidad, como importante en estos tiempos de tanta vaciedad.

La ciudad de Lara Moreno, es una obra que teje un retrato de Madrid a través de las historias de tres mujeres: Oliva, Damaris y Horía. Cada una enfrenta desafíos personales y sociales únicos, enmarcados en un contexto de violencia, precariedad y lucha por la supervivencia. Oliva, residente de un pequeño piso en La Latina, se encuentra atrapada en una relación peligrosa que se ha convertido en una jaula emocional. Por otro lado, Damaris, una mujer colombiana, trabaja como asistenta doméstica y enfrenta la soledad y el paternalismo de sus empleadores mientras vive alejada de su familia. Finalmente, Horía, una mujer marroquí sin papeles, llega a Madrid tras un duro viaje y vive en precarias condiciones, esperando reencontrarse con su hijo. La estructura mezcla dialogos directos con otros mas discursivos. A mi me gustado porque sabe domeñar bien el carro de las emociones al trabajar con un material tan emocional. Un «Odi et amo» para Madrid en el que tantos nos reflejamos.

La luz difícil de Tomas González, actúa como un cuchillo caliente en la mantequilla, que te penetra y te deshace. Es de los relatos más hermosos y más dificiles que he leido sobre la vida, la muerte y el sentido de la existencia pero narrado con una voz poetica de la belleza y la sencillez, nada engolada. La historia entrelaza dos realidades: por un lado, la de un pintor jubilado que está perdiendo la vista mientras escribe sus memorias y, por otro, sus recuerdos de décadas atrás cuando su hijo Jacobo, parapléjico y con dolores intensos debido a un accidente, está a punto de recibir ayuda para morir, en una época y lugar donde la eutanasia no es legal. Habla de muchas cosas que me interesan, sobre lo efímero de muchas cosas, sobre cómo tener la entereza y la dignidad suficiente para afrontar lo impensable. Una autentica joya de libro.

No todo el mundo, de Marta Jiménez Serrano, sirve perfectamente para desengrasar despues de la complejidad. Es una obra absolutamente deliciosa que explora las complejidades del amor contemporáneo a través de catorce relatos. Cada historia presenta una visión única y caleidoscópica del amor, mostrando cómo nace y muere en la gran ciudad. Creo que todos y todas hemos visto reflejado algun episodio más o menos lamentable o más o menos divertido de nuestra historia sentimental en esta obra. Además aborda perspectivas del amor que no son frecuentadas por la narrativa al uso.

Lecciones, lo ultima de Ian McEwan no podía faltar en mis favoritos ya que soy un entregado de cómo construye los personajes este autor. Obra de madurez y quizás no la mejor, pero cualquier pagina de McEwan en muy superior a la de alguna novela autoficcionada que ha puntuado alto en los rankings de este año. Es una novela sobre los recuerdos, sobre el el siglo XX acerca del cual se va y se viene navegando en la historia, acerca de cómo se cruzan las crisis personales con las crisis internacionales y todo con la maestría y el dominio extremo de la tecnica literaria tan presente en todas las novelas de McEwan. Un fijo.

Las voces de Adriana de Elvira Navarro es una novela que aborda temas como la memoria, la lealtad a los mandatos de los familiares a los que cuidamos y la muerte. La historia se centra en Adriana, quien, enfrentándose a varios duelos, cuida de su padre enfermo en una experiencia en la que tantos nos podemos ver reflejados. Me ha gustado de esta novela como partiendo de cachitos de realidad los retuerce hasta construir materiales casi fantásticos. Una novelista para descubrir, al menos para mi.